5 razones de por qué mi espresso no tiene crema

La crema es lo que distingue a un espresso. Se trata de la capa que aparece en la parte superior de la bebida  y que está formada por proteínas, aceites y azúcares, con burbujas integradas por  dióxido de carbono (CO2) y vapor de agua. En ella se concentran los aromas, la sensación en la boca, el sabor y el regusto del café. 

Hay muchas variables para que esta  crema pueda lograrse: la presión de los bares de la cafetera, la  frescura del grano, la molienda, la temperatura del agua, el tiempo de extracción, el  ratio, etcétera. Aquí te compartimos 5 razones de por qué un espresso no tiene crema. 

Frescura del grano

La existencia de la crema depende de qué tan fresco es el café para hacer el espresso. La frescura del café significa que ha sido tostado recientemente; es decir, en un tiempo no mayor a uno o dos meses. En ese lapso conserva la intensidad de sabores y aromas, que disminuye con el paso de las semanas.

Un café viejo estará parcialmente oxidado y no creará tantas melanoidinas (azúcares y aminoácidos), que son las responsables de reaccionar con el dióxido de carbono y formar las diminutas burbujas de la capa superior del espresso. 

Presión

El tipo de funcionamiento de la máquina  y  la presión del agua que ésta ejerce para conseguir el café es  clave para formar la crema. Las cafeteras para espresso  utilizan   bares, los cuales son unidades que  miden la presión con la que se calienta y circula el agua a través de la cafetera hasta extraer el café.

Se necesitan 9 bares para  conseguir que el CO2 formado en el grano durante el tueste se emulsione con el café al mezclarse con agua a altas temperaturas y a presión para  así formar la crema. 

Temperatura

Es una variable fundamental para la existencia de la capa espumosa del espresso. Por lo general, una  temperatura excesivamente alta en la  máquina de espresso hará que la crema desaparezca más rápido. Una temperatura más adecuada es útil para mantener la crema estable.  

Grano molido con anterioridad

El café  que lleva tiempo molido  se oxida de manera rápida, debido a que la superficie del contacto con el aire es mucho mayor que  en el  café en grano. Lo anterior provoca sabores y aromas desagradables, como el rancio, a la par de que se corre el riesgo de que el espresso no presente crema. La humedad del ambiente también afecta al café molido y a la generación de crema. 

La técnica

Para que haya crema  en el espresso el café debe estar emulsionado a una temperatura y presión  adecuadas. El tiempo de extracción también es valioso, pues un café hecho en veinte segundos o un café hecho en más de treinta segundos influirá en la calidad y existencia de la crema.

Además influye la receta. Se aconsejan  7 gramos de café molido  fino  prensado a una fuerza de 9 bares para que filtre agua unos 91 grados centígrados y produzca una crema de aproximadamente 3 milímetros, lo que dará como resultado  30 mililitros de café extraídos.

También puedes leer:

Descarga la guía

Te puede gustar

Mixología

Receta de carajillo con Baileys

La fusión del espresso con el licor hecho de whisky irlandés y crema de leche ofrece una bebida dulce e intensa, con baja graduación de alcohol.

Tips y recetas

Preparación de espresso doble cortado

La leche atenúa la acidez y amargura del espresso para crear una bebida más suave, pero llena de sabor.

Tips y recetas

Prepara un delicioso café lungo

Es una versión más suave del espresso. Se elabora con mayor volumen de agua y más tiempo de preparación.