¿Caduca el café?

Una duda muy frecuente  es si el café caduca. Como toda materia orgánica, este aromático  tiene un ciclo de vida que puede prolongarse con un almacenaje adecuado, mas  la forma en que se determina su frescura es diferente a la del resto de los alimentos.

Café fresco significa que ha sido tostado recientemente; es decir, en un tiempo no mayor a uno o dos meses. En ese lapso conserva la intensidad de sabores y aromas, que disminuye con el paso de las semanas, aunque una conservación adecuada puede extender esa riqueza aromática.

Contrario a otro tipo de comida, no se recomienda que el café se consuma lo más fresco posible, como sucede con las frutas o las verduras. La razón es  que el café atraviesa por un proceso llamado desgasificación después de ser tostado, en el que desprende dióxido de carbono. Éste crea una burbuja alrededor de las partículas de café molido  e impide que el agua penetre en ellas para una correcta extracción de los sabores.

El resultado es una bebida sub extraída, la  cual puede dejar un sabor agrio y una sensación de sequedad en la boca.

Es más importante conocer la fecha de tueste

Más que la fecha de caducidad, es mejor conocer la fecha de tueste del café, pues  después de ese tiempo comenzará a perder su sabor y aroma, sobre todo tras ser molido.

Después de tostado es preferible consumirlo en menos de un mes para que conserve  de manera óptima todos sus atributos. Después de tres meses suele disminuir su calidad, pero existen algunos consejos para  conservar sus cualidades.

1.Mantén el café recién tostado en  grano, pues así tardará más en oxidarse que el café molido. Esto se debe a que la superficie de contacto con el aire es mucho menor que en el café molido.

2.Conserva el café tostado  en grano o molido en envases herméticos, en un lugar fresco, seco y lejos de fuentes de calor.

3. Evita   guardarlo en la nevera o el refrigerador, debido a que la  circulación del aire acelera de manera drástica la oxidación del café. 

4.Compra sólo la cantidad de café que consumirás  en un mes para evitar almacenarlo durante mucho tiempo.

En resumen, los granos de café tienen un ciclo de vida. Después del tueste, pierden aromas y sabores con el paso de las semanas, lo que se traduce en tazas de baja calidad, con notas rancias  o espressos sin la valorada crema.

Descargable

Te puede gustar

Mundo barista

Evita guardar el café tostado en el refrigerador

La circulación del aire acelera de manera drástica la oxidación de los granos, lo que deteriora su sabor y aroma y provoca tazas de baja calidad.