¿Qué es La Nariz del Café?

La habilidad de identificar cada matiz del grano de café no sólo abre  la puerta a un universo de sabores. También cuenta una historia: la de su especie, la tierra donde fue cultivado, sus condiciones de almacenamiento,  su proceso de tueste y  el método de elaboración.

El primer paso para   disfrutar  los aromas de una taza es entrenar el olfato y existen herramientas que ayudan a  despertar los 200 tipos de receptores  situados detrás de las fosas nasales y ligados al cerebro por millones de fibras nerviosas.  Una de ellas es Le Nez du Café (La  Nariz del Café), una vía útil para desarrollar este sentido con el fin de enriquecer la experiencia con el café. 

La Nariz del  Café consiste en una caja  con  36 frasquitos de cristal  que contienen  los aromas  más representativos de cafés de todo el mundo, acompañados de un libro. 

Esta herramienta se  gestó en  Colombia en la década de los 90, en un trabajo conjunto del francés Jean Lenoir y la Federación Nacional de Cafeteros.  Es indispensable para obtener los módulos sensoriales del Coffee Diploma System de la SCAE, al igual que para el examen Q-grader de la SCA.

Grupos de aromas de La Nariz del Café

Los 36 aromas están clasificados en los siguientes grupos: 

Terrosos:  Tierra. 

Leguminosos:  Papa, guisante, pepino.

Vegetales secos:  Paja.

Amaderado: Cedro.

Especiados: Clavo, pimienta, cilantro, vainilla.

Florales:  Té rosa,  flor de cafeto, pulpa de café. 

Frutales: Grosella negra, limón, albaricoque, manzana.

Animales:  Mantequilla, nota melosa, cuero.

Tostados: Arroz bastami, malta,  regaliz, caramelo, tostado, chocolate amargo, almendra tostada, cacahuate tostado, avellana tostada, nuez, carne cocida, pan tostado, tabaco, café tostado.

Químicos:  Nota medicinal, caucho.

Le Nez du Café

Para qué sirve

La Nariz del Café es útil para desarrollar la  memoria sensorial  imprescindible  en una cata, la cual consiste en evaluar con los sentidos  las características de un café. 

Ejercitar el  gusto y desarrollarlo al máximo es una cualidad clave para  los involucrados en el mundo de este aromático.  Los tostadores la necesitan para valorar sus granos; los  consumidores para apreciar más su taza y los baristas para  comprar un producto de calidad.

Estos son los  pasos  para adentrar a los amantes del café en  la riqueza aromática del grano: 

  1. Detectar  y memorizar.  Es  necesario oler atentamente los aromas para memorizarlos. De esta manera se ampliará  el repertorio de aromas, que servirá como referencia  al momento de disfrutar una  taza en un futuro. 
  1. Reconocer. Al ya tener almacenada información en la memoria  sobre una amplia cantidad de  aromas será más fácil reconocerlos y con ello enriquecer la degustación. 
  1. Identificar.  Este proceso se puede realizar por asociación  o comparación de aromas. Permite asociar un  nombre a un olor de manera clara, con un vocabulario común y objetivo.   
  1. Apreciar  la calidad del café. Diferenciar las impresiones de un buen café y juzgar su riqueza y complejidad incrementará el placer de beber una buena taza.

Estas habilidades   están reforzadas con el libro ilustrado en el que se describe  el grupo y características  de cada aroma,  así como el arte del cultivo de café, el tueste y la elaboración de bebidas.

Conoce más sobre los aromas y sabores del café:

Descarga la guía

Te puede gustar

Mundo barista

Aromas indeseables en el café

Los aromas desagradables son producto de malas prácticas agrícolas, almacenamientos inadecuados, tuestes incorrectos o deficiente preparación de la bebida.