Cómo hacer sirope de fresa casero para saborizar cafés

Un café tiene un complejo universo de  sabores y aromas  que permiten disfrutarlo sin mezclarlo con otros ingredientes. Sin embargo, los siropes o jarabes  ofrecen una experiencia  diferente de deleitarse con el aromático.

Un sirope es un  jarabe o almíbar dulce de consistencia semilíquida, un tanto espesa,  de los que existen infinidad de sabores. Se utilizan para endulzar, saborizar o adornar bebidas.   

La fresa es un buen compañero del café. Una nota afrutada  ayuda a endulzar y darle una pizca de sabor y color  a las bebidas. Esta receta de sirope es muy fácil de hacer y puedes intentar elaborarla también con frambuesas o arándanos.  

Sirope de fresa casero

Ingredientes: 

500  gramos de fresas picadas

500 mililitros de agua 

225 gramos de azúcar 

Preparación  (Rinde 600 mililitros):

1. Coloca  las  fresas picadas y  el  agua en una cacerola.

2. Deja en el fuego antes de que alcance el punto de ebullición  y después  cocina a fuego lento durante 25 minutos. Elimina cualquier espuma que se junte en la superficie.

 3. Retira del fuego y cuela  el líquido  en otra olla sin presionar las fresas.

4. En el líquido  rojizo que obtuviste incorpora el  azúcar. Cuece unos 15 minutos hasta que se disuelva y el sirope haya espesado. 

5. Cuando se enfríe vacía en un frasco hermético esterilizado. Guárdalo en  el congelador. Durará aproximadamente dos semanas.

Descarga la guía

Te puede gustar

No encontramos notas relacionadas