Cómo hacer café de olla. Receta original

Sencillo, delicioso, aromático.  Éstas son las cualidades que definen al café de olla, una bebida tradicional mexicana. Como su nombre lo indica, se elabora en una olla de barro que aporta una dimensión terrosa al líquido negro.  Si no tienes una olla, un pocillo o cacerola normal permiten que la textura y el aceite de los granos de café le den más cuerpo a la taza final. 

Su origen se remonta  a la época de la Revolución mexicana. Nació de la mano de las adelitas o soldaderas, quienes en los campos de batalla buscaron reconfortar  y dar energía a los combatientes con una bebida hecha con café, piloncillo y canela. 

Actualmente existen  varias maneras de preparar el café de olla que incluyen clavos de olor, cáscara de naranja o cardamomo para darle un toque más especiado. 

Ingredientes

500 mililitros de agua 

30 gramos de café molido medio 

Rajas de canela  

50 gramos de piloncillo 

Preparación

1.Pon en una olla el agua, dos rajas de canela, piloncillo y calienta a fuego medio hasta que hierva. Luego reduce a  fuego lento hasta que se disuelva el piloncillo.

2.Retira  la olla del fuego, cubre y deja reposar durante 5 minutos.

3.Agrega el café molido y deja reposar durante otros 5 minutos. 

4. Cuela la mezcla en una taza de barro. Sirve con una raja de canela para potenciar el sabor. 

Para disfrutar más del café de olla te recomendamos usar un café chiapaneco. 

Descarga la guía

Te puede gustar

Café vienés. Receta.
Tips y recetas

Paso a paso: prepara un delicioso café vienés

Es una bebida originaria de Austria, muy sencilla de realizar. Está hecha con café, nata para montar (crema de leche) y chocolate en polvo.

Mundo barista

Diferencias entre café helado y Cold Brew

Son bebidas refrescantes por su temperatura, pero son distintas en la forma en que se elabora el café, el tiempo que tarda la preparación y el sabor final.

Tips y recetas

Café con leche de almendras. 3 recetas sencillas

Para un café con leche con sabor y sin lácteos prueba la leche de almendras, una alternativa que se adapta a las personas con intolerancia a la lactosa.