Lucha para reactivar los cafetales mexicanos

Enrique López Aguilar,  productor y dueño de Finca Chelín en Oaxaca, tiene un dicho:  “La manera más rápida de llevar felicidad al cuerpo es a través de una taza de café”. Pero detrás  de esa alegría encontró comunidades olvidadas, plantíos cuyo valor ha sido desperdiciado y caficultores con ingresos que no les permiten sobrevivir. 

Por ello se propuso ayudar a cambiar esa realidad.  Con una formación académica en las finanzas y como piloto, Enrique desconocía todo acerca del café hasta el año 2000 en que murió su padre y tuvo que hacerse cargo de las fincas familiares Santa Cruz y Las Nubes, en Chiapas. Entonces  germinó la semilla que su progenitor sembró en él con el ejemplo que le dio durante años de labor en los cafetales.

Ya  nada lo apartó de la idea de reactivar los cafetales mexicanos e intentar crear el mejor grano del país. Se convirtió en un exitoso e innovador productor y  catador Q Grader por el Coffee Quality Institute (CQI), el cual es el máximo reconocimiento internacional que avala a una persona como experto en la cata de cafés especiales. La finca  abandonada que compró en 2013 y que bautizó como Chelín, es la trinchera desde la que ofrece cafés de especialidad con novedosos procesos y perfiles, siempre con respeto al medio ambiente.

Hoy es un personaje clave en la transformación de la industria cafetalera en Oaxaca. Con el desafío de  posicionar en lo más alto el café nacional, lidera un proyecto para impulsar el café de más de 5 mil productores de la Sierra Sur de ese estado a través del  Agroclúster de Cafés de Especialidad de Oaxaca, producto de una alianza entre el Consejo para el Desarrollo de los Pueblos de Oaxaca y el Instituto de Investigación, Innovación y Adaptación del Café (IINOVACAFE),  presidido por el propio López.

Para los pequeños productores de la Sierra Sur oaxaqueña resulta complicado vender su café y la recompensa económica que obtienen por un kilo de grano no es proporcional a las horas de trabajo invertidas. Enrique se ha planteado elevar la producción de cafés especiales de 100 kilos a 2 toneladas  y los ingresos anuales de 8 mil a 80 mil pesos.

La amplia experiencia y  conocimiento de Enrique lo respaldan para cumplir  esta meta. Sus cafés han sido premiados en varios concursos nacionales e internacionales,  como el Concurso Internacional para Cafés Orgánicos Certificados, realizado por el Consejo Mexicano del Café; la Taza de Excelencia México  o el Premio a la Calidad del Café de Oaxaca organizado por la empresa Caravela, entre muchos otros.

––¿En qué comunidades trabajan?

–– Hoy trabajamos en cinco comunidades: Santo Domingo Teojomulco, Santa María Zaniza, Santiago Textitlán, Candelaria Loxicha y San Agustín Loxicha. Tenemos aproximadamente   150 productores, de los cuales 80 son mujeres. Al término de 2019 y principios de 2020 tendremos el alcance de 5 mil productores, mil 500 de ellos mujeres. 

––¿En qué consiste el proyecto para reactivar los cafetales mexicanos?

–– Estamos en la etapa de  capacitación a hombres y mujeres para que aprendan a producir bien sus cafetales, con muy buenas prácticas que incrementen su rendimiento.  Que sepan que después de cortar la cereza deben procesar el grano de café para darle atributos especiales que lo hacen de mayor calidad.

 Hay productores que producen  30, 50, 100 kilos de café a 30 pesos, no tienen ni siquiera ingresos anuales de 5 mil pesos. Es increíble pensar que puedan si quiera sobrevivir.  Queremos dejarles sus cafetales funcionando y vincularlos al mercado que nosotros les vamos a ofrecer, ya sea con barras del país o en mercados internacionales.

––¿Qué objetivos esperan lograr y en cuánto tiempo?

–– En cuanto a la  generación de riqueza, estimamos que un productor con una  hectárea pueda tener ingresos derivados del café de entre 60 y  80 mil pesos anuales y que ese dinero sea para ellos. Esperamos lograrlo en tres o cuatro años, que pasen de producir 100 kilos a 2 toneladas, pero que salgan del comodity de menos de un dólar  la libra y que por lo menos puedan venderla a 4 dólares. Estamos aumentando 7 veces su producción y 4 veces su precio.

––¿Han presentado propuestas a nivel legislativo?

–– En la medida que  los gobiernos estatales y federales vean estos resultados los beneficios para los productores llegarán a gran escala. Pretendemos que no sólo con su actividad primaria puedan recibir ingresos, sino que reciban bonos por captura de dióxido de carbono. Veremos de qué manera el gobierno puede facilitarles las cosas para que tengan una mejor economía.

Tenemos algunas propuestas a nivel legislativo. El gobernador de Oaxaca promueve a nivel estatal, a través de nuestro Agroclúster, recursos equitativos para favorecer  la actividad primaria de los productores, que es cosechar café. Esto puede incrementar en el menor tiempo posible los rendimientos productivos por hectárea y vincularlos al mercado donde les pagan mejor porque aprecian la calidad de los cafés.

Los cafés producidos bajo esta iniciativa prestan un servicio ambiental al planeta con la captura de dióxido de carbono, lo cual  ayuda a contrarrestar los efectos del cambio climático. Por hectárea se atrapa en promedio 78 toneladas por año.

Manos de mujer oaxaqueña

Dentro del Agroclúster  de Cafés de Especialidad  de Oaxaca se encuentra el proyecto Manos de mujer oaxaqueña, que es un reconocimiento a la labor social y económica  que realizan en sus comunidades.

Las mujeres  oaxaqueñas tienen un importante papel en los cafetales. Han sido abandonadas por sus esposos, quienes se trasladaron al norte en busca de mejores oportunidades. Son madres y amas de casa. Y a pesar de esta carga de trabajo aún  les queda fuerza para atender los cultivos. Para que mejoren sus condiciones de vida y obtengan una justa remuneración, el proyecto que encabeza Enrique López pretende capacitarlas para crear cafés de especialidad que sean mejor pagados.

Los planes ya han dado frutos. En junio de 2019  se realizó la primera catación y subasta de 18 cafés de la Sierra Sur de  Oaxaca, de los cuales 12 fueron producidos dentro del proyecto Manos de mujer oaxaqueña, todos con una calificación superior a 85 puntos.  Los lotes fueron comprados por reconocidas compañías, como Intelligentsia Coffee, Toby Estate y Square Mile Coffee.

––¿Cuál es la meta de Manos de mujer oaxaqueña?

––Nuestro modelo pretende que los productores y productoras se interesen por el tema de la calidad  el café y se sumen para producir este tipo de café. Les abre puerta a otros mercados y pueden someter sus cafés  a concursos en los que ganan prestigio y una mejor economía de golpe. Un mujer de la región de la mazateca, Gloria Carrizosa, con su lote de café obtuvo el segundo  lugar del concurso a la Calidad del Café Mexicano Aromas 2017, organizado por Caravela Coffee. Su aromático fue premiado como el mejor café del año. Ella produce unos 150 kilos y de un saco que concursó  ganó 30 mil pesos.

––¿Qué virtudes encontró en las mujeres cafetaleras mazatecas?

–– Las mujeres tienen  una capacidad muy especial, cuando das una instrucción la hacen de manera muy formal. Son muy detallistas. Pero también  encontré que las comunidades donde trabajan han sido abandonadas por los maridos, quienes emigraron a Estados Unidos. Se han quedado  como el pilar económico de su familia y aparte deben tener tiempo para ir al campo, al cultivo.

Por eso en un padrón aparecen muchos varones, pero en realidad las que atienden  las parcelas son mujeres, que se han esforzado por aprender y producir cafés de calidad.

Un ejemplo de ello, cuenta Enrique López, es “una señora de 80 años de  Santo Domingo Teojomulco. Yo les enseñaba cómo hay que flotar un café para enjuagar la cereza y retirar flotantes de  mala calidad. Y al momento de solicitar un voluntario, ella estaba ahí en dos segundos haciendo el proceso. Es gente que tiene tantos años de edad, con mucho cansancio y pobreza, pero  con gran entusiasmo por hacer las cosas. La necesidad las impulsa a ellas a querer salir rápido y dejar un patrimonio a sus hijos”. 

Adopta un productor

Otro de los pilares del Agroclúster es el de Adopta un productor, que  tiene como meta vincular a los productores con barras de café para que adquieran el grano en un  trato directo.

La intención es evitar que terceras personas realicen compras injustas y así generar transparencia en este proceso, que  los compradores conozcan a los productores y que se cumplan los precios pactados. 

Conoce a Enrique López, un productor innovador

Amante de los espressos y el  V60, Enrique López se define como un productor al que le gusta hacer cosas diferentes, basado en la investigación y la innovación. En 2013 reconstruyó la finca que llamó Chelín, ubicada a  una altura de 1, 700 metros en la Sierra Sur de Oaxaca, en Candelaria Loxicha. 

Respetó el santuario natural que ofrecían los árboles frutales, revivió los cafetos sin el uso de  fertilizantes químicos e introdujo diferentes variedades de café, como el Geisha, para complementar las variedades nativas, como Typica.

Ahí realiza docenas de nuevos experimentos de procesamiento en fermentación, lavado y secado para encontrar las características del café que le gustan: acidez equilibrada, dulzura y un retrogusto limpio y agradable.

Sus cafés ya son famosos en todo el mundo, al ser exportados a  reconocidas empresas como Square Mile, Madcap, Merit, Small Batch e Intelligentsia Coffee, una de las mejores tostadoras del planeta. 

–¿A quién admira en el mundo del café?

– Admiro a dos personas. Una es mi padre Jaime López Vértiz,  de quién heredé como generación inmediata el cultivo y porque del cultivo  salió para toda la educación académica que me permitió estudiar. La segunda es  Manuel Díaz Pinedo; por cierto, es mexicano y probablemente la persona que más sabe de café en términos globales.  

Ahora, Enrique López espera honrar el legado de su padre con un café de especialidad de atributos únicos. Su labor y conocimiento serán la llave  para ayudar a los cafetaleros a elevar la producción y calidad de su café para que reciban ingresos dignos que les permitan tener mejores condiciones de vida. 

Descarga la guía

Te puede gustar

Cafeteras espresso
Máquinas de café

Tips para elegir la mejor cafetera espresso

Las personas tienen varias prioridades al comprar una cafetera espresso: su relación con el café, el ritual de preparación, sus bebidas favoritas y el presupuesto.

Tips y recetas

Cómo hacer un cappuccino

Es una bebida hecha con espresso, leche vaporizada y espuma de leche. Te compartimos la receta y tips para reconocer un cappuccino perfecto.

Mundo barista

Cómo entender mejor la etiqueta de tu café

La etiqueta ofrece datos sobre el origen del grano, nivel de tostado, fecha de tueste, procesamiento, etc., para que elijas el café que más te guste.